La ultraderecha francesa vuelve a fracasar y no conquista ninguna región

por | Jun 27, 2021 | Francia, Políticas

El candidato ultraderechista en Provenza-Alpes-Costa Azul, Thierry Mariani (izquierda), junto a Marine Le Pen, durante la pasada campaña electoral
El candidato ultraderechista en Provenza-Alpes-Costa Azul, Thierry Mariani (izquierda), junto a Marine Le Pen, durante la pasada campaña electoral

La ultraderecha francesa ha vuelto a fracasar este domingo y no ha conquistado ninguna región, según los sondeos a pie de urna del instituto Ipsos después del segundo turno de las elecciones regionales y departamentales. El partido de Marine Le Pen, el Reagrupamiento Nacional (RN), no ha logrado vencer en la región en la que es más fuerte, Provenza-Alpes-Costa Azul (PACA). El presidente saliente, el conservador Renaud Muselier, se ha impuesto a Tierry Mariani por una diferencia de más de 13 puntos (56,6% frente a 43,4%)

En la región norteña de Altos de Francia también ha ganado, con comodidad, el candidato conservador, Xavier Bertrand, que aspira a enfrentarse a Emmanuel Macron el año que viene en las presidenciales. Bertrand, según la encuesta, alcanza el 52,8% de sufragios, frente al 25,8% del candidato ultraderechista y el 21,4% de la candidata de la izquierda.

Estos comicios suponen un duro varapalo para Le Pen, que tendrá muy difícil mejorar sus expectativas de cara a las presidenciales. Su partido ha pinchado con claridad. También Macron queda severamente tocado. Su partido apenas existe.

La abstención ha vuelto a alcanzar máximos históricos. Se estima en el 65%, aproximadamente, apenas un 2% menos que en el primer turno. Esta pasividad de los votantes es muy inquietante por lo que significa de abandono del compromiso cívico y alejamiento total entre los ciudadanos y las elites que les gobiernan. La movilización de los electores ha sido especialmente baja en Isla de Francia –la región parisina– y en el Gran Este

Ni Macron ni su primer ministro han podido votar en sus regiones al partido presidencial, muy débil y eliminado en la primera vuelta

La segunda vuelta electoral ha sido un trámite muy penoso para el partido de Emmanuel Macron, La República en Marcha (LREM), que ya obtuvo unos resultados catastróficos en el primer turno y quedó sin opciones. Como prueba del fiasco, ni el presidente de la República ni su primer ministro, Jean Castex, pudieron votar a LREM en sus regiones porque ya había quedado eliminada. Macron ejerció su derecho ciudadano en la localidad de Le Touquet (Paso de Calais), en Altos de Francia, en el norte del país, donde tiene una casa y está empadronado. El jefe del Gobierno lo hizo en Prada de Conflent (Pirineos Orientales), en la región de Occitania.

Se da la circunstancia curiosa de que Macron votó probablemente al candidato conservador y actual presidente regional, Xavier Bertrand, que quiere ser su rival en los comicios al Elíseo de abril del 2022. LREM aconsejó a sus partidarios votar a Bertrand frente a la alternativa de la extrema derecha.

La derecha tendrá que elegir ahora, entre varios aspirantes, a su mejor candidato al Elíseo

A partir de ahora el desafío de Macron será qué hacer para revitalizar su presidencia en los diez meses escasos que el quedan en el cargo para intentar, pese a todo, obtener la reelección. Se barajan varias hipótesis, desde una remodelación del Gobierno al rescate de algunas iniciativas reformistas que quedaron aparcadas por culpa de la pandemia, como la reforma de las pensiones. Esta última sería un proyecto de alto riesgo porque plantea muchas resistencias. Un otoño de protestas en la calle podría acarrearle un desgaste adicional considerable.

Otro reto de Macron, quizás todavía más difícil, es salvar LREM, un partido que le sirvió para vencer en las presidenciales y legislativas del 2017 pero que desde entonces ha demostrado ser un fuerza con muy débil implantación territorial. Quedó patente en las municipales del año pasado y se ha ratificado ahora ‘Le Journal du Dimanche’ afirmaba hoy que LREM es «un ejército fantasma». «Tenía que ser un laboratorio de ideas y es una cocinita de niños en la que se preparan viejas recetas en pequeñas cacerolas», ironizaba el periódico dominical.

Para la derecha tradicional (Los Republicanos), que ha renacido en estas elecciones, comenzará ahora la discusión y la lucha para escoger al candidato al Elíseo. Varios barones regionales, además de Bertrand, tienen posibilidades. La idea es no tomar una decisión hasta septiembre. Se quieren encargar varias encuestas para definir el mejor perfil y escoger a la persona con mayores garantías.

La izquierda deberá asimismo deshojar la margarita e intentar consensuar un programa y un candidato. La alcaldesa de París desde el 2014, la socialista Anne Hidalgo, flirtea desde hace tiempo con la idea de presentarse a las presidenciales pero no se acaba de decidir. Armonizar las propuestas entre socialistas, comunistas y ecologistas no resultará sencillo.

por | Jun 27, 2021 | Francia, Políticas

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This