Un muerto en las protestas contra el Gobierno de Díaz-Canel en Cuba

por | Jul 14, 2021 | Cuba, Noticia

Una mujer sale al balcón donde se expone una bandera cubana, en La Habana, Cuba. (EFE)

El futuro de Cuba se tambalea entre una crisis sistémica agravada por la pandemia y las sanciones impuestas por Estados Unidos. El polvorín cubano estalló el pasado domingo cuando cientos de personas salieron a la calle para protestar ante la escasez de alimentos y medicinas y otros productos básicos, así como por los constantes cortes de electricidad. La tensión se palpa desde el ambiente y ha comenzado a extenderse a otros países, que piden al Ejecutivo cubano que «cese las violaciones de los derechos humanos en la isla». En este contexto, el Ministerio del Interior de la isla caribeña ha confirmado la muerte de un manifestante durante un enfrentamiento entre manifestantes y fuerzas de seguridad este lunes en un barrio periférico de La Habana. Se trata de un ciudadano de 36 años de edad que participaba en una protesta en el Consejo Popular Güinera del municipio de Arroyo Naranjo, en el sur de la capital.

Mientras tanto, el ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, ha afirmado este martes que ha visto escenas de represión «peores en Europa» que las que se produjeron en Cuba el pasado domingo durante las masivas manifestaciones, que ha calificado de «disturbios», «desórdenes» y «vandalismo».»Puedo decir que he visto escenas realmente fuertes de violencia policial y de represión de manifestantes en capitales europeas antes y durante la pandemia, en condiciones realmente distintas», ha dicho en una rueda de prensa.

HRW denuncia que hay más de 150 detenidos por las protestas en Cuba

EFEPese a que el régimen ha negado que se hayan producido detenciones, continúan llegando informaciones de personas detenidas y desaparecidas tras las protestas

Estas protestas, en un país que limita la disidencia, también acabaron con la detención de varios ciudadanos, mientras que otros han denunciado lesiones. Las manifestaciones, las más fuertes que se han producido en la isla desde el llamado «maleconazo» de agosto de 1994, han tenido lugar al mismo tiempo que el país supera el umbral de los 250.000 contagios por coronavirus. La desesperación ha llevado a cientos de cubanos en los últimos meses a intentar huir del país, hasta tal punto que este martes el secretario de seguridad nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas, ha hecho un llamamiento para que no «arriesguen sus vidas» intentando entrar en Estados Unidos de manera irregular. «A ningún inmigrante interceptado en el mar, independientemente de su nacionalidad, se le permitirá entrar en el país», ha afirmado.

El presidente, Miguel Díaz Canel, salió el domingo en la televisión nacional para pedir a sus seguidores que salieran a defender la revolución ante las protestas. «No vamos a entregar la soberanía de nuestra Patria», aseguró. Ante estas circunstancias, los cubanos que viven en otros países como Estados Unidos, piden «una intervención» en Cuba que impida «un baño de sangre» a la población de la isla. Este martes, al menos un millar de manifestantes han bloqueado una importante autopista en el sur de Florida para llamar la atención del Gobierno de Biden. Del mismo modo, en España, más de 400 personas se han reunido por segundo día consecutivo frente a la Embajada de Cuba para pedir a Moncloa que reconozca que «Cuba es una dictadura desde hace 60 años».

Las redes sociales se convirtieron en el altavoz de estas protestas contra el Ejecutivo de Miguel Díaz-Canel. A través del hastag #SOSCuba fueron retransmitiendo los sucesos de la isla, a pesar de los continuos cortes en la red. Estados Unidos ha instado este martes a las autoridades de La Habana que «respeten la voz del pueblo cubano» reabriendo Internet y otros medios de comunicación y también ha pedido la liberación urgente de los detenidos durante las protestas, que según la organización Human Rights Watch (HRW) «superan los 150». Desde el pasado domingo, los habitantes de la isla han denunciado en repetidas ocasiones la detención masiva de personas, además de los cortes constantes de internet.

Apenas dos días después de este levantamiento popular, los gobiernos de Cuba y Estados Unidos continúan intercambiando acusaciones. Díaz-Canel atribuyó este lunes a Estados Unidos de estar detrás de las manifestaciones y al embargo que ese país mantiene sobre Cuba desde hace seis décadas del grueso de las penurias económicas que atraviesa la isla. Acusó a los «mercenarios a sueldo de Estados Unidos» de orquestar estas manifestaciones y arremetió también contra la Organización de Estados Americanos (OEA), si bien admitió que también participaron ciudadanos «confundidos» por la «falta de información» sobre los problemas que atraviesa el país.

Por su parte, el país presidido por Joe Biden ha negado tener cualquier relación con esta crisis y ha pedido que se evite la violencia contra los manifestantes. «El pueblo cubano está exigiendo su libertad a un régimen autoritario. No creo que hayamos visto nada similar a estas protestas en mucho, mucho tiempo, o quizá jamás, francamente», manifestó el mandatario estadounidense este lunes.

Mientras aumenta la tensión entre los dos países, los «históricos» de la Revolución cubana que se habían retirado en los últimos tiempos, entre ellos el expresidente Raúl Castro, han vuelto a dejarse ver estos días para plantar cara a las protestas. Raúl Castro, de 90 años, pasó la presidencia del país en 2018 al actual mandatario, Miguel Díaz-Canel, y le cedió también el liderazgo del Partido Comunista de Cuba (PCC, único legal) el pasado abril durante el VIII Congreso de la formación, con lo que se le suponía formalmente retirado de la política activa.

No obstante, ha vuelto a la esfera política temporalmente para participar en una reunión del poderoso Buró Político del PCC -en el que ya no ocupa cargos formales- para analizar las masivas manifestaciones del fin de semana, según un comunicado publicado en los medios estatales. «Los integrantes del máximo órgano partidista abordaron además la ejemplar respuesta del pueblo al llamado del compañero Díaz-Canel a defender la Revolución en las calles, lo que permitió derrotar las acciones subversivas», señalaba el documento del PCC.

Esta aparición, de una manera implícita, transmite el respaldo de Castro a la polémica respuesta inmediata de su pupilo a las protestas. El hermano menor de Fidel Castro no ha sido el único miembro de la vieja guardia que ha dado un paso al frente al percibir una amenaza real al sistema establecido desde hace 62 años en Cuba. Otro de los históricos y uno de los más ortodoxos, el comandante José Ramón Machado Ventura, de 90 años, apareció en el centro de la isla Machado y fue a Villa Clara, según medios locales, para verse con «las principales autoridades del Partido y el Gobierno», y allí llamó a «fortalecer la vigilancia revolucionaria en los centros de trabajo y demostrar la firmeza de la Revolución» y a «marchar hacia los barrios y comunidades».

En medio de esta inestabilidad, tanto social como económica, los ciudadanos de esta isla cada vez tienen más problemas para encontrar productos básicos, alimentos y medicinas, cuya venta se concentra además en tiendas en divisas a las que no tienen accesos la mayoría de los cubanos, que cobran sus salarios en moneda nacional.

por | Jul 14, 2021 | Cuba, Noticia

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This